DECÁLOGO ASOCIACIÓN NACIONAL DE MUJERES DETECTIVES

1.        Promover, incorporar y visibilizar a la mujer en todos los ámbitos de la sociedad, desde el respeto,  pero siendo agentes activos del cambio y de  la búsqueda de la igualdad

2.        Reclamar la necesaria inclusión y participación de las mujeres en todos los procesos de desarrollo de la sociedad del S.XXI en condiciones de paridad,  en todas las fases, ya que solamente cambiando y estando ahí donde se formalizan las decisiones  normalizamos las dinámicas de igualdad y  cambiaremos los resultados.

3.        Visibilizar  la presencia de las detectives en los foros de referencia nacional e internacional, donde se traten temas y estrategias desde la perspectiva de género, que afecten al desarrollo del sistema operativo de la prosperidad  y sostenibilidad global.

4.        Reivindicar la creación de un área de investigación privada para dar soluciones inmediatas a los problemas de la violencia de género, aportando propuestas para la protección de las víctimas con planes cuyo resultado de aplicación será el de proteger a las víctimas, objetivo preferente  de la Asociación dentro del marco de los objetivos de Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género (VioGen) adaptada desde 2018 al Convenio de Estambul, que regula marco europeo sobre este tema.

5.        Requerir a los gobiernos que cumplan con las políticas de estado y las herramientas ya existentes que garantizan la protección de las víctimas de delitos. El cumplimiento del Estatuto de la Víctima de Delito en vigor desde el 2015 que reconoce “un conjunto de derechos de las víctimas en el ámbito del proceso penal, incluido el derecho de protección” con la dotación  a la normativa vigente de medios humanos y materiales necesarios para  su aplicación efectiva y real. 

6.        Producir respuestas valientes transformadoras y de eficacia inmediata  para  erradicar la violencia contra las mujeres promoveremos la creación de la figura del  Observador de Contravigilancia Viogén (OCV) como un profesional con formación universitaria en investigación privada y con formación complementaria especializada, que se instituye como herramienta de utilidad pública para los poderes ejecutivos y judiciales, y de colaboración para la seguridad pública, como permite la Ley 5/2104. El detective como observador de los hechos privados y conocedor de la Ley, es el profesional garante de los derechos fundamentales de los ciudadanos, y el delegado perfecto para la obtención de pruebas, desde la discreción necesaria e intrínseca a la profesión.

7.        Sumar en positivo apostando por iniciativas de la sociedad civil u organizaciones que busquen  la igualdad sin obviar las singularidades que cada ser humano tiene.

8.        Implementar acciones concretas ante los retos de la contemporaneidad  como los que supone la maternidad.  España es el país europeo que más sufre el drama de la natalidad, un problema grave interno. Y no solo desde el punto de vista económico, por condenar al país al envejecimiento, si no también social, porque muchas familias quieren tener hijos, pero las condiciones laborales no se lo permiten. El peso de la maternidad sigue recayendo en la madre y lo peor es que se sigue penalizando. Exigimos políticas de conciliación que permitan de una vez por todas vivir una maternidad y paternidad plena y  responsable tanto para mujeres y como hombres, sin quiebra de su desarrollo profesional.

9.        Dar a conocer la figura del detective privado  como como único profesional que cuenta en la actualidad con marco legal (Ley Seguridad Privada 5/ 2014)  y por tanto legitimado para la realización de investigaciones de hechos privados, obtención de información y pruebas, tanto en el mundo físico como en el ciberespacio

10.  Priorizar y comprometernos con el adiestramiento del colectivo ante la transformación e irrupción digital, que precisa de unos detectives especializados y/o 360 tanto con destrezas para el desarrollo de las actividades de investigación en el mundo físico o tradicionales, con las nuevas habilidades que exigen el ámbito privado personal y/o empresarial, para investigación en entornos digitales, ante la irrupción de la necesidad de obtención de información y recopilación de datos, resaltando que en España, y de forma pionera la investigación del ámbito privado, sí regulada en España en la Ley SP 5/2014 vs el ámbito militar y servicios del Gobierno Ley 11/2002.  Incluyendo la  Ley el marco de colaboración entre la seguridad pública y privada. Y por tanto uniendo fuerzas en el ámbito de la ciberseguridad a través de detectives digitales adiestrados y legitimados para investigar.